El enigma Feijóo

Sé el primero en compartir la noticia

7:14 pm – June 29, 2020 – Huffington Post Spain Athena2

Cuando uno quiere saber cómo es alguien de verdad, hay que detenerse en los libros que tiene. Los que deslizan los dedos y fisgonean por las estanterías de Alberto Núñez Feijóo se encuentran a un hombre obsesionado con Gabriel García Márquez y que se sumerge en My early life, de Winston Churchill, Circe, de Madeline Miller, Luz tras las tinieblas, de Roberto L. Valdés, La cuarta revolución industrial, de Klaus Schwab, Libertad forzada, de Manuel Carneiro Caneda, y La política en tiempos de indignación, de Daniel Innenarity.

Feijóo (Ourense, 1961) camina estos días entre mítines con mascarillas y política de nueva normalidad. Un objetivo: conservar la mayoría absoluta y volver a ganar tras once años al frente de la Xunta de Galicia el próximo 12-J. Las primeras elecciones en pandemia, pero con las encuestas soplando a su favor. El Centro de Investigaciones Sociológicas le da al PP entre 40 y 42 escaños -actualmente cuenta con 41-. Es el barón de los barones del Partido Popular. El hombre que a última hora decidió no competir por la sucesión de Rajoy. El rey sin corona de Génova 13.

Un político al que se agarra ahora la dirección del PP para salvar el 12-J. Y que juega con la ambigüedad de desmarcarse de Casado, esconder las siglas, vestirse de aspirante moderado del centro derecha, alejarse de Vox, lanzar mensajes de unidad entre los grandes partidos, criticar a su manera a Cayetana Álvarez de Toledo… Pero que a la vez fue determinante para que Casado ganara las primarias y al que la oposición tacha de ser un “Gallardón”, con dos caras. Una centrada para el público general que se vuelve retrógrada y muy de derechas cuando se cierra la puerta y tiene que tomar decisiones.

¿Cómo es el verdadero Feijóo? Muy pocos lo saben exactamente, y hasta despista dentro de los suyos. El hijo de Saturnino y Sira, que gana, según todas las fuentes consultadas, en las distancias cortas y que tiene un sentido del humor en las reuniones más cercanas para deleite de los comensales. Y un hombre que ha convertido al PP de Galicia en un precisa máquina electoral, con perfección suiza. Con esa mezcla que cultiva de hombre llano dando besos y abrazos -cuando se podía- en la calle y que lleva dentro un estratega que piensa todo minuciosamente y que calcula todo movimiento en el ajedrez político. No le gusta improvisar… y menos dejarse llevar por impulsos repentinos.

La frase favorita de los ‘populares’: “Un buen gestor”

“Es una persona muy trabajadora y muy exigente consigo misma y con aquellos con los que trabaja”, cuenta a El HuffPost un parlamentario que lo conoce desde hace décadas. Y da la idea, que repiten muchos populares: “Un gran gestor, donde ha estado ha dejado una herencia mucho mejor que la encontrada”. Con ese punto casi nacionalista como pasa con el PNV o el PSOE andaluz: “Un gallego fiel a su tierra y a sus paisanos. El interés por Galicia es lo más importante para él”. 

¿Y esa tirantez
Martínez-Almeida, el alcalde inesperado


  • Descifrando a Robles

  • El tornado Álvarez de Toledo

  • Autor: Antonio Ruiz Valdivia
    Ir a la fuente