El plan de España para la reapertura de fronteras incluye controles digitalizados y de temperatura pero no pruebas en los aeropuertos

Sé el primero en compartir la noticia

3:37 pm – June 30, 2020

Este miércoles 1 de julio se reabren las fronteras de la Unión Europea con 15 países. Seguirán cerradas, tal y como ha decidido la Comisión Europea, a viajeros de países con mucha relación con Europa, pero con una situación epidemiológica desfavorable, como Estados Unidos, Rusia o Brasil. El personal de Sanidad Exterior, un organismo con doble dependencia, del Ministerio de Sanidad y del de Política Territorial, será el encargado de supervisar todo el operativo de control de fronteras para poder evitar que entren personas sospechosas de estar infectadas de COVID-19. Contará con apoyo de Aena, gestora de 46 aeropuertos españoles, que ha licitado para ello dos contratos, con Quirónprevención y con Interserve, de 8,9 y de 10,8 millones respectivamente.

Fernando Carreras, subdirector de Sanidad Exterior, ha explicado a eldiario.es en qué consiste el protocolo, que ya se lleva a cabo desde el día 21 por la reapertura de fronteras Schengen pero que se va a tener que reforzar por la «mayor incidencia y el mayor volumen de pasajeros» que prevén a partir de ahora, tanto de terceros países como de europeos. El objetivo para esta nueva etapa más intensa es «automatizar» lo que llaman el «control primario». Consta de tres patas: el control documental, mediante un cuestionario que actualmente se rellena manualmente pero que se hará a través de una app que, en principio, estará disponible desde el día 1; un control visual, por si alguien presentase síntomas; y una toma de temperatura.

Esos tres niveles del «control primario» están supervisados por Sanidad Exterior. Ese cuerpo lo forman, según fuentes del sector, entre 100 y 150 profesionales médicos y de enfermería. El refuerzo que llega a partir del 1 de julio de Aena lo conforman «más de 1.000 personas», según confirman fuentes de Aena a eldiario.es, y el 1 de julio está previsto que estén ya «más de 650». El contrato de Quirónprevención es de personal sanitario; el de Interserve, «de apoyo». Del 21 de junio al 1 de julio, y también durante el estado de alarma, cuando solo se hacían vuelos de repatriación, Aena también colaboró con Sanidad, principalmente en la «instalación y uso de las cámaras termográficas» y en el desarrollo tecnológico. También han estado todo este tiempo Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han ido «aumentando» sus efectivos y «seguirán en aumento» en los próximos días, dice Aena.

En el aeropuerto no hay prevista ningún tipo de prueba, «detectamos sospechas», indica Fernando Carreras. Si hay alguna «persona sospechosa», pasa a un segundo control en el que se le evalúa de forma «clínica o epidemiológica», para descartar o no coronavirus o alguna otra enfermedad infecciosa, que también controla Sanidad Exterior. En el aeropuerto no hay «capacidad de pruebas diagnósticas», así que si se detecta, se activa un protocolo de emergencia para derivar a un centro sanitario, «en coordinación con las comunidades autónomas». La «decisión final» sobre si supone un riesgo o no recae sobre el profesional sanitario de Sanidad Exterior que responsable de ese aterrizaje.

«Una vez se confirma la sospecha, es decir, da positiva, llega la segunda parte de Sanidad Exterior, que es localizar a todas las personas que viajaban alrededor», sigue Carreras. Esto es, según los protocolos internacionales, todos aquellos viajeros que ocupasen hasta dos plazas a los lados, delante, detrás o en diagonal respecto a la persona contagiada. Esto se ha hecho anteriormente de forma manual pero la aplicación móvil «dará una capacidad mucho más ágil para localizar contactos». 

Aena confirma que para este 1 de julio se espera que despeguen o aterricen en España 1.482 vuelos de pasajeros, 743 de llegadas y 739 de salida. El 1 de julio de 2019 se operaron más de 6.500. Sobre todo los que se incrementan «frente a días anteriores» son los vuelos domésticos y UE y Schengen. Los de terceros países, estos primeros días de julio, seguirán siendo principalmente «de fuerza mayor, rescate y repatriaciones», debido a que la lista completa de países permitidos no se ha conocido hasta este martes. El 1 de julio llegan 390 vuelos nacionales, 342 procedentes de la UE y 11 de terceros países; salen 391 nacionales + 337 UE Schengen y 11 terceros países. En Adolfo Suárez- Barajas habrá 89 llegadas y 89 salidas; en Josep Tarradellas-El Prat, 86 y 86; en Palma de Mallorca, 107 y 103.

El operativo va «adaptándose» a la gestión de aeropuertos y «la demanda real» que se vaya produciendo, cuenta Fernando Carreras, «esto es progresivo y tendremos capacidad de progresión». Las previsiones son que haya menos vuelos que el año pasado pero también «que las compañías intenten recuperar el verano» y «claramente haya un incremento de viajeros». El objetivo es garantizar la seguridad y también que los visitantes «se sientan seguros», «transmitir la imagen de un sitio seguro», de que a España le ha golpeado «intensamente» el coronavirus pero también «ha reaccionado intensamente» a la situación. No hay todavía datos acerca de cuántos turistas han entrado en España durante estos 10 días.

Mar Faraco, presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior, el mayor colectivo que reúne a estos profesionales, relata a eldiario.es que ayer fueron informados los trabajadores de cómo se iba a reforzar el operativo. Cree que ha sido todo rápido, pero confía en que las frnteras que finalmente se abren en un primer momento son las de países «con poco interés turístico: Australia, Japón… no esperamos un gran incremento al no permitirse de Sudamérica, por ejemplo». Lo importante para ellos es que «la app funcione bien», eso sería «Un éxito», para dejar de ir «rellenando papeles» y que el rastreo sea «más fácil.

Autor:
Ir a la fuente